jueves, 5 de septiembre de 2013

como cuidar tus dientes

-Tener 2 cepillos de dientes e irlos alternando cada lavado. Así permites que se seque uno completamente. Mantenerlos mojados permite que las caries se multipliquen entre sus cerdas. De echo nadie ha echo un estudio microbiológico de los cepillos de dientes. Nos sorprendería conocer que son un verdadero caldo de cultivo que nos reinfecta la boca cada vez que nos lavamos...
-Por ello hay que cambiarlos a menudo y Lavar los cepillos de dientes con desinfectante o alcohol (sumergir varias horas en un vaso de desinfectante) una vez al mes como poco. 
-Puedes desinfectar tus cepillos de dientes metiéndolos en el microondas uno a dos minutos (según potencia que tenga), mojalos o incluye un vasito de agua (sino el micro puede hacer ruiditos raros y estropearse).
-Arcos dentales son buenos para limpiar entre las muelas (si caben). Sobretodo después de comer carne. 
-Agua con Bicarbonato para eliminar la acidez del aire que respiramos en la ciudad: el oxido de azufre y de nitrógeno producido por la combustión del petróleo se convierte en la boca en ácido sulfúrico y nitroso al contacto con el agua y saliva, acidificando la boca y acelerando el proceso metabólico y multiplicación de las bacterias y microorganismos de la caries. Enjuagues de agua con una cucharadita de bicarbonato, especialmente a la noche antes de dormir, son una buena idea. De echo cuando duele una muela, al enjuagar la boca con bicarbonato el dolor desaparece al instante... 
-Cada vez que vas al dentista te contamina la boca. Lavate la boca lo mejor que puedas tras ir al dentista, tira o desinfecta el cepillo, y hazte enjuagues con desinfectante. Si no tienes nada de esto, hazte enjuagues de alcohol de 40º (entra a un bar, pidete un vaso de wisky o ron, enjuaguete y escupelo). 
-Trata de evitar llevar a los niños al dentista.
-Evita las comidas con mucho azucar, y peor aún las bebidas azucaradas. Trás comer o beber algo azucarado, sería bueno enjuagarse con agua y mejor aún con agua con bicarbonato. Lo peor de las bebidas azucaradas es que "encima" son super ácidas (cocacola y todas las demás), con lo que pone en tu boca las dos cosas que más potencian a las caries: el azucar y la acidez en la boca. Si no puedes enjuagarte la boca con agua tras beber. es mejor evitarlas. 
Otras comidas que mezclan alta acidez y azucar son por ejemplo el Keptchup. 
Lo que sucede es que las sustancias muy ácidas se conservan muy bien, despiertan los receptores del hambre al meterlas en nuestra boca (comemos más), y su digestión en el estómago es más sencilla (al ser ya ácidas, la cantidad de clorhídrico que debe producir el estómago es menor). 
Resulta que lo único que neutraliza el sabor de una alta ácidez (ese amargor que quema la boca) es el azucar. Cuanto más ácido, más azucar hechan para que no se note la ácidez. 
El azucar además es como una droga que se envia por la sangre casi directamente al cerebro, por lo que produce una sensación de mayor lucidez, tan necesaria y exigida en trabajadores y estudiantes. 
Pero para los dientes esta convinación es fatal. El ácido quema la protección del diente, lo deja expuesto a los mocroorganismos, que además se multiplican más rapidamente en un medio ácido y con azucares. La caries en pocas semanas está asegurada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tus opiniones, preguntas o conocimientos sobre el tema.