martes, 14 de diciembre de 2010

¿Que se usaba antes del jabón?

Un día andaba yo perdido por la India.

Me jactaba del gran avance que había supuesto el uso del jabón en nuestras sociedades.
El jabón lo impregna todo: jabón de manos, gel de cuerpo, champú del pelo, jabón para los platos, jabón liquido para suelos, jabón para maderas, para el coche, para esto, para lo otro....
Gracias al jabón, por si aún no lo sabías, nos hemos librado de las más terribles enfermedades, en especial de las que se trasmiten con las heces: la hepatitis A (¿Sabias que en España el 90% de los que vivieron al posguerra tuvieron en algún momento esta enfermedad?), el colera, el tifus, la legionella, la salmonelosis, la amebiasis, la giardiasis, la solitaria, la polio...
Sin jabón no seríamos lo que somos...
Om al Jabón!

La gran diferencia de un pais como la India (con una alta incidencia de estas enfermedades diarreicas) y uno como el nuestro es, ni mas ni menos, que el uso de la nevera y el uso del jabón. No hay más.

Yo me paseaba por India enfadadísimo, porque se limpiaban el culo con la mano solo con agua fria y sin jabón, y luego se ponían a servir el arroz con la mano.... Si el cocinero tenía alguna enfermedad diarreica, ya nos la había contagiado a todos!.

Pero entonces, me preguntaba... ¿Como hacían los antiguos?. Estaba seguro de que en 10.000 años de historia sedentaria tenían que haber hallado alguna solución, sino varias.

Sabía que en Marruecos usaban la Henna (desinfectante por el yodo) frotandosela en la palma de las manos hasta dejarlas completamente naranjas, y usandola con piceles en el dorso para decorarsela. Ningún hombre en Marruecos se fía demasiado de los puestos callejeros. Ellos solo confían en sus mujeres, llenas de Henna!
Los Marroquies aprendieron de tribus del Africa subsahariana, que se huntaban el cuerpo entero de cierto barro naranja (yodo).
De echo, quien tenga mi edad, recordará como de pequeños usabamos mercurocromo (la famosa mercromina) con una base de toxiquísimo mercurio. En los años 80 se popularizó en Francia y luego en el resto de Europa el uso de la polividina Iodada (la marca más famosa es Betadine), muchisimo menos tóxica, pero casi igual de efectiva. ¿Y a que no sabeis de donde sacaron la idea?, pues si, del Africa de la edad de piedra.

¿Y en India?
Si usan la henna para las manos, sobretodo las musulmanas, pero el resto de mujeres solo la usa para decorarse las manos en las bodas. ¿Entonces?.
Pues ciertamente deben haberlo olvidado, por eso hay tal cantidad de enfermos con diarreas (es el pais con más enfermedades propagadas por heces que he conocido).
Fue un Sadú, un hombre santo, quien me daría la respuesta.
Los Sadús son personas normales, de religión Hinduista, que un día deciden irse de "mochileros" con un zurrón a buscar la verdad.
Se van con lo puesto, y cuatro cosas. Se van abandonando mujer, hijos, casa, negocio...todo.
Sienten su obligación de buscar los porqués últimos: quienes somos, a donde vamos cuando morimos...
Empiezan recorriendo lugares sagrados: peregrinan. Y en estos lugares, en sus templos, van aprendiendo las duras reglas de los Sadús: estricto vegetarianismo, estrictos ayunos, estrictos ejercicios del yoga, y un largo etcétera.
A mi siempre me preocupaba verlos tan delgados, tan expuestos a las enfermedades. Pero no parecían enfermar como los demás. Ahora se porqué:
Uno de ellos me invito a comer con él, y aprendí mucho de aquella comida.
Nunca comen aquello que ellos mismos no hayan hervido al fuego. Nunca dejarán que toques su comida una vez herbida. Y lo más curioso, esos desarrapados personajes llenos de rastas, que parecerían mendigos alcoholicos en cualquier calle de Europa, se lavaban las manos con cenizas antes y después de comer, lavaban los útiles de cocina con la ceniza, se lavaban el pelo con la ceniza, se embadurnaban el cuerpo con ceniza....
Usando la ceniza para lavar mi plato grasiento, observé de golpé como arrastraba la grasa y dejaba el plato reluciente como el mejor de los detergentes!.

El jabón del pasado, por fin entendí, había sido LA CENIZA de las hogueras donde tantas veces nuestras bisabuelas habían cocinado.
Es en las ciudades, donde cocinan con gas o queroseno, donde aún no han aprendido a sustituir las cenizas por el jabón y por ello hay tantas enfermedades.
 

2 comentarios:

Escribe aquí tus opiniones, preguntas o conocimientos sobre el tema.