lunes, 20 de diciembre de 2010

Los 5 elementos

En nuestra época de desidentidad, bombardeo de mensajes contradictorios, más pensados para generar confusión, ansiedad y así más consumo, en nuestra época, la gente necesita de una receta sencilla a la que abrazarse para poder mejorar su vida y ser más feliz.
Una receta que sea fácil de seguir, fácil de recordar, fácil de entender.
Veo gente viajando, perdida en recetas esotéricas: los astrólogos, perdido su prestigio, han cedido o se han convertido a las nuevas modas: las once lunas, el calendario maya, blablabla... Más y más recetas, maquilladas con coloridos sabores, figuritas aromáticas y lógicas infantiles capaces de relacionar como causas casi cualquier cosa. Cuidado, muchos se limitan a divertirse, pero otros las usan para manipularte.

Desde antiguo el saber se blinda: no debe caer en manos de gente codiciosa, que no llegue a comprender bien el sentido último y acabe usándolo para aprovecharse de las personas. Al final, aquellos que defendían el saber, son los que precisamente acaban cayendo en la tentación, y lo usan en su propio beneficio terrenal...

El  saber, una vez comprendido, es muy sencillo.

Lo que todos buscamos es sentirnos felices, sentirnos realizados.

En la sociedad actual, consumista, se nos muestras muchos caminos difíciles para lograrla (y es mentira). Un ejemplo es la típica promesa de "la fama cuesta, y tienes que luchar muchos años para llegar a la gloria y la fama (que inconscientemente entendemos como felicidad)". La gente gasta dinero, sudor, esfuerzos y sobretodo años en estudiar y prepararse... para toparse con la triste realidad de que no llega el que más vale, sino el más enchufado y con familia cuna rica y noble. Al final todos acaban de sirvientes, eso si muy ilustrados. Pero mientras ha estudiado ha estado manteniendo un enorme negocio, el negocio educativo (profesores, políticos, libros, materiales de estudio, papelerías, academias, paginas web, revistas, más libros...). Por eso no importa mucho lo que se aprenda, lo importante es crear esa psicosis por no ser ignorante, enseñar durante muchos años mucho contenido inútil, y mantener a los estudiantes perdidos y enganchados al sistema educativo como única forma de tener experiencias y aprender (no es menos ignorante el que menos aprende frente al que se pierde en una nube enorme de conocimientos sin sentido). Pero hay muchos mas ejemplos (alcanzar la fama y riqueza de manera fácil e improductiva, como darle una patada al balón o pasear una pasarela...).

Yo, hoy, voy a poner mi granito de arena, para que aprendas a ser un poquito más feliz.
Es muy sencillo, pero primero debes entenderlo:
Todos tus problemas, tus ataques de ansiedad, tu infelicidad, sufrimientos, frustraciones, malestar, depresiones... NO tienen NADA que ver con aquello que lo ha provocado.
Si tu novia te deja, o tu profesor te suspende, o te despiden injustamente, o no ganas para comprar el coche de tus sueños, tu casa es fea, oscura y pequeña... SOLO inician el problema.
Pero NO son los que hacen que luego te ahogues, te deprimas...
Todos los problemas (depresión, ansiedad...) tienen un solo ORIGEN físico y fisiológico!

Si puedes controlar ciertas funciones físicas, automáticamente los problemas pierden peso y quedan como insignificantes picaduras, que pasado el inicial picor, no pueden alterar tu felicidad.

Los 5 pilares que debes tener en cuenta (cuando estás mal es porque te has olvidado de cuidarlos):

- Correcta respiración.
Al tener un grave problema emocional, lo primero que hacemos es dejar de respirar o hacerlo insuficientemente, el ritmo cardiaco aumenta, pero la sangre no se oxigena, y se produce un profundo malestar. Estar sentado no ayuda (de la oficina, al coche y al sofá), ya que empuja el diafragma hacia arriba y hace más difícil la respiración. Si te centras en respirar un poco más profundo, estirar la espalada, abrir y ventilar la habitación, o ir a un parque. Verás como inmediatamente te alivia y te sientes un poco mejor. Pero para "curarte" debes cuidar respirar correctamete todo el rato. Una vida sedentaria, siempre sentado, atrofia la musculatura pulmonar, se respira más lento, la sangre no se oxigena, automaticamente se producen taquicardias, ansiedades... Si además tienes un problema emocional, la cosa se agrava y entras en colapso: literalmente te asfixias.
Mucha gente que llega a la India con graves problemas de ansiedad, se apunta a yoga, y se cura milagrosamente... claro, el yoga basa todo en la respiración profunda y correcta, cada postura ha de realizarse respirando bien, hay ejercicios concretos de parar y activar la respiración. En la india le dan a la respiración la importancia que tiene: Es la actividad Nº1 que hay que cuidar y respetar a lo largo de todo el día. De noche, mucha gente se ahoga, con la ventana herméticamente cerrada, la habitación pequeña, las fibras de la alfombra, moqueta, ropa... Se levantan asfixiados y atontados.
En las ciudades llenas de coches la situación es aún más grave. La combustión de gasolina suele ser incompleta y genera monóxido de Carbono CO. Este gas es puro veneno que se adhiere a la hemoglobina de los glóbulos rojos, impidiendo que el oxigeno del pulmón pase a la sangre, y que el CO2 de los tejidos pase a la sangre: la sangre se envenena, quedamos atontados durante horas... Las personas que viven en calles con tráfico, al abrir las ventanas lo único que consiguen es que los gases venenosos entren en la casa: están siempre casados y atontados, rinden poco en los estudios y en sus trabajos, son malos deportistas y se agotan enseguida.... Ponerse detrás de un vehículo grande y respirar este gas venenoso es lo peor. Pasaremos horas atontados, asfixiados y con dolor de cabeza. Los vehículos antiguos estaban mal aislados del motor, y los gases penetraban en la cabina: los niños envenenados vomitaban, el conductor se mareaba... Abrir las ventanillas o llevarlas siempre abiertas era la única solución.

-Correcta Hidratación:
Una correcta hidratación del cuerpo es esencial. Permite que se realicen todos los metabolismos del cuerpo, rejuvenece los tejidos, el cerebro está fresco... Beber agua, en especial en climas cálidos y secos como el mediterraneo es un deber. Y la hidratación no solo se hace bebiendo agua, sino también tomando las suficientes sales. Sin ellas no hay hidratación, solo mearemos inmediatamente lo bebido. Muchos turistas sufren fuertes deshidrataciones en verano porque no toman nada de sal.
Existe la idea contradictoria de que beber mucho agua, o tomar mucha sal es muy perjudicial para la salud. Esta idea proviene de los países fríos y húmedos del norte (como Inglaterra), donde el exceso de humedad ambiental es tan grande que el cuerpo de hidrata a través de la piel. De echo ellos tratan de sacarse la humedad de encima!: Beben mucho café y té (que hacen que orinemos más), beben casi solamente alcohol durante todo el día sin llegar a embriagarse (el alcohol es un poderoso deshidratador del organismo, y cuando esto sucede el cerebro se "emborracha" y las neuronas empiezan a morir. Lo más curioso cuando la gente bebe alcohol es que cuanto más bebe, más sed tiene, y como no se atreve a pedir agua, bebe más alcohol, y cada vez está mas sediento y más deshidratado, más borracho: a todos los jóvenes que quieren beber los fines de semana mi consejo es: "un vaso de alcohol seguido de otro de agua, así podrás beber toda la noche sin levantarte con resaca").
Para hidratarse bien en nuestros climas secos, conviene darse una ducha uno o dos veces al día, usar ropas limpias sin el polvo del día anterior, beber entre 2 y 4 litros de agua diarios dependiendo de la estación, y chupar un poco de sal o tomar alimentos salados (pero sin grasas).
En verano muchas veces bebemos, meamos inmediatamente, y nos sentimos fatal, atontados y mareados, con la tensión sanguínea por los suelos..., si comemos sentimos nauseas.. Prueba a chupar un poquito de sal, pensarás "que asco", pero en cuanto tu lengua toque la sal la saboreará como un manjar!!!. Esto significa que sufrías una deshidratación por falta de sal. Prueba luego a beber agua y verás como en breves minutos empiezas a sentirte mucho mejor, la tensión vuelve a su pulso normal y estás despierto y activo!
El consumo de alcohol.
Tomar mucho el sol.


-Tranquilidad y Silencio: El exceso de ruido, y pero aún, el exceso de la mezcla de muchos ruidos, produce alertas, nerviosismo, y a la larga irritación y malestar constante (mira sino a los profesores). Imposible reducirlo en las ciudades: Los coches son quizá la peor fuente de ruido, las paredes lisas de los centros comerciales los amplifican, se mezclan las voces con la megafonía que nunca deja de molestar, irritado compras más rápido, lo piensas menos y te vas antes, la tele en casa mezclada con la radio, el teléfono que no para de sonar, el tictac del reloj, el piiii del microondas... .Ponerse unos tapones en los oídos no es ninguna tontería (cuidado cuando cruces que no oyes nada). Ponte unos tapones al salir al centro de la ciudad, o en tu oficina, incluso en tu casa... Verás que cambio!. Yo cuando voy de compras, y empiezo a sentirme irritado y con prisas, pruebo a ponerme un trocito de papel, y de golpe me doy cuenta de la cantidad de ruidos irritantes que me rodeaban sin darme cuenta. El trozo de papel amortigua los sonidos más agudos e irritantes, y deja pasar los más graves y relajantes.

-Dormir bien.
Parece obvio. Parece fácil. Y no lo es.
Para entenderlo te explicare algo primero: Durante el día haces un ejercicio físico, que te cansa físicamente, y uno intelectual que te cansa mentalmente. En una ciudad, en un trabajo sedentario, la cantidad de información que recibe el cerebro (cambios de imagenes) es brutal. Dicen que un estudiante gasta un 40% de todo lo que come en el cerebro!. La tele (siempre imagenes novedosas) es lo que más cansa el cerebro. El esfuerzo al estudiar y comprender puede que más.
En la sociedad actual sedentaria la gente realiza una actividad mental brutal, mientras que la actividad física es ridícula. Por eso, siempre estamos cansados, nos pasamos de echo la mitad del tiempo en estado casi vegetativo, atontados (muy interesante para el control social), cuando no frente a la tele (la gente atontada no cuestiona lo que la recibe de la tele, sino que lo acepta y absorbe como una esponja sin darse demasiada cuenta, la tele es el aleccionador moral actual, ya no se necesitan iglesias con sus truquitos mágicos)  y cuando nos vamos a la cama.... cuando nos tumbamos agotados... resulta que dormimos profundamente 1 o 2 horas, y luego nos despertamos. Es de noche, seguimos cansados, pero no podemos parar de movernos en la cama... Antes del amanecer logramos dormir profundamente de nuevo, pero el despertador nos levanta, totalmente casados!!!
Esto sucede porque el cuerpo físico no estaba en absoluto cansado. Estamos genéticamente diseñados para usar nuestro físico y nuestro intelecto todos los días. Igual que un obrero de la costrucción no puede evitar tener pensamientos creativos durante el día, aunque no vengan al caso, el que no hace nada de ejercicio físico no puede evitar revolverse en la cama intentando hacer algo de ejercicio.
Si todos hiciéramos un mínimo de 1 hora al día de ejercicio (correr, nadar, yoga, etc), abrir los pulmones, acelerar el corazón, mover la sangre hasta el último capilar del cuerpo con fuerza... Si lo hiciéramos, dormiríamos mil veces mejor. De echo bastaría que lo hiciéramos uno de cada dos días, pero no menos.
Hacer ejercicio físico en una vida sedentaria permite vivir mucho mejor, porque uno duerme mucho mejor y el cerebro se oxigena y repara correctamente (mayor sensación de control y bienestar).
Los primeros días es duro, porque uno parece agotado a poco que hace: vete a dormir. Cada vez que vas a correr, luego te echas una siesta de 2 horas!, fenomenal!. Con el tiempo habrás ido recuperando el equilibrio, y no te sucederá.

-Correcta evacuación de las toxinas.
Mucha gente en las ciudades no va al cuarto de baño en sus trabajos por pudor. Se aguantan hasta llegar a casa. Es muy fácil caer en el estreñimiento, y crea una gran irritación y malestar en las personas, sobretodo de trabajos sedentarios (los trabajadores de la costrucción no suelen tener problemas para cagar fenomenalmente). Una persona con problemas para ir al baño, se llena de toxinas, y no solo a la larga le producirá un cancer intestinal, sino que además tendrá un carácter amargo y antipático, siempre quejandose de todo, siempre con prisa por acabar e irse, siempre la gente que le rodea le molesta, le molesta lo que dicen, lo que hacen... le molesta e irrita todo.
Viajando por países pobres, he visto cantidad de mujeres que se niegan a cagar en cualquier lado: en un baño  turco de cunclillas, en medio del campo detrás de un matorral, etc. Acaban por sentirse fatal todo el tiempo, no disfrutar del viaje, molestar a todo el mundo, y querer irse sin saber donde ir...
El pudor de ir al baño en el trabajo o en casa cuando hay visitas, porque me podrían oír (los pedos, el olor...), es la peor decisión que conozco. Las mujeres irritables y malhumoradas en las grandes ciudades se cuentan a millares, y la razón principal es su pudor.
El gobierno además ayuda a agrabar la situación eliminando los baños públicos (en vez de limpiarlos), o cobrando por su uso... Cagar y mear es una necesidad fisiológica que debe contentarse inmediatamente. Somos seres de campo, y hace 5000 años cagábamos en cualquier lugar en el momento que sentíamos el apretón (o nos alejábamos cien metros del poblado). Un gobierno que ofrece servicios gratuitos públicos en sus ciudades, consigue sociedades más tranquilas y felices (claro que a lo mejor eso no es lo que persiguen, porque se vende menos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tus opiniones, preguntas o conocimientos sobre el tema.