miércoles, 15 de diciembre de 2010

el error de cagar junto al rio, mala costumbre en las montañas

Una de las más graves costumbres que me encontré viajando por Nepal y norte de India fue la de cagar dentro del rio o justo al lado, para tener el agua cerca con la que lavarse.
Lo hacen especialmente las personas que tienen problemas y diarrea, ya que así se pueden lavar mejor.
Y muy especialmente en las montañas de los Himalayas.


Este es un claro ejemplo de como una costumbre, impuesta por el sentido lógico y la comodidad, puede ser precisamente la causa de muchas enfermedades, que a su vez impondrán otras costumbres para evitarlas. Entender los ciclos que siguen las enfermedades "invisibles", nos ayuda hoy en día a saber que "cagar donde bebes" es uno de los mayores errores de la humanidad

Cuando un paisano se está cagando, y lo he visto mucho en  nepal, se van a cagar río arriba para esconderse y que no le vean sus vergüenzas, en especial cuando le urge porque tiene diarrea, y lo hacen encima o pegados al rio, para tener el agua cerca y limpiarse bien, en el mismo río, y además se lavan las manos en el río, y río abajo todo el pueblo bebe del río y se infectan.

Si entendieran que deben coger un cazo, llenarlo de agua, irse a más de 100m de distancia del río y mejor río abajo, si cavaran un agujero y taparan las heces (para evitar que la lluvia las arrastre al rio, o para evitar que los perros se infecten comiéndolas), si además de agua usaran un poco de jabón en polvo... La mitad de las enfermedades de los Himalayas habrían desaparecido ya!:  Amebas, Giardia, Hepatitis, solitaria, etc...

Una ONG alemana me sorprendió por primera vez: en los pueblos de varios valles de Nepal habían instalado sencillas tuberías de plástico que traían el agua 2km rio arriba. La tubería se dividía para crear varias fuentes en el pueblo, y una tubería iba a unas letrinas que habían construido lejos del rio. Además habían regalado planchas metálicas con las que cubrir los tejados rotos de las casas, y tela de mosquitera que habían grapado a las ventanas y en la entrada.
No les regalaron ni un caramelo, ni un lápiz, ni una camiseta, nada de gorras, ni de radios, ni de chorradas.
No les enseñaron ingles, ni matemáticas, ni les regalaron condones, ni les explicaron nada.
Hicieron lo que tenían que hacer, les explicaron porque, y se fueron al siguiente pueblo.
Todo simple, ultraefectivo, y barato.
Y sin chantajes emocionales a la gente local ni lagrimeos.

La vida del pueblo había mejorado radicalmente. Ahora, sin prácticamente enfermos, todos eran más productivos, no gastaban dinero en hospitales, ni medicinas, ni traslados. Se les veía especialmente felices y sonrientes.
El progreso no es llevar la tele, el coche y el consumo a los demás pueblos. El progreso es librarles del yugo de las enfermedades de una manera barata y preventiva.
Ole y Ole estos Alemanes!!! Ojalá todas las ONGs del mundo hicieran lo mismo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tus opiniones, preguntas o conocimientos sobre el tema.